Una tradición muy arraigada

historia del parany

Esta antigua tradición está tan arraigada en el sentir popular de sus gentes, que prácticamente viven todo el año en estrecha relación con sus tierras las mismas que albergan estos árboles. Habiendo construido sus casas próximas, a lo que para muchos significa el sentido de su vida. En las comarcas donde la práctica del parany es costumbre, han desarrollado un léxico propio, refranero, anecdotario, exquisitas recetas culinarias y una cultura peculiar, hasta una filosofía paranyera y un modus vivendi, que les entronca con su remoto pasado.

En última estancia, no sabríamos desaprovechar esta ocasión para dejar constancia de un pensamiento nostálgico: quienes, en aras de la modernidad y de una defensa irracional de la naturaleza , están intentado eliminar de la Comunidad Valenciana la caza de tordos (zorzales) con liga, practicada todavía en los paranys, debería meditar  sobre el valor contrastado y clásico, es decir, de raigambre helénica , que encierra la inocua práctica de este arte de caza (infinitamente menos cruel y mucho más “culto”, sin duda, que aquellos en los que interviene la pólvora). Y deberían entender asimismo que hay una necesidad perentoria no de vetarlo, sino de encauzarlo adecuadamente en su condición de monumento arqueológico e histórico en vías de extinción.

Agradecimientos: Dña. Carmen Alfaro Giner y D. F.J. Fernández Nieto-Departamento de historia de la Antigüedad Universidad de Valencia; D. Eladio Grangel Nebot-Arqueólogo y Director Museo de la Cerámica de l’Alcora; D. Ricardo Ripollés Paús-Licenciado en Farmacia; D. Moisés D. Boza-Escritor; D. Bautista Carceller Ferrer-Investigador y Periodista; D.Vicente P. Albaro-Escritor; M. Jean-Claude Chantelat-Les cabanes à grives. F.1985.

  <<< anterior